La Facultad

Historial de la Facultad

La población de Albacete se encuentra situada en una amplia llanura que le da nombre: Al-Basit, donde confluyen los caminos entre Levante, el centro peninsular y Andalucía. Esta situación le facilitaría obtener la capitalidad de la nueva provincia de su mismo nombre en 1833, muy disputada por la ciudad de Chinchilla, a la que había pertenecido como aldea de su Tierra durante la mayor parte del medievo; al año siguiente se establecía en ella la sede de la Audiencia Territorial, en dura competencia con la ciudad de Murcia, que le permitió desarrollar una gran tradición jurídica, aunque para realizar estudios jurídicos hubiese que salir fuera: Valencia, Madrid y, sobre todo, a la Universidad de Murcia; pues, en esta ciudad sólo se pudo cursar estudios superiores hasta mucho más tarde, cuando se creo la Escuela de Magisterio. Todo ello supuso un cambio sustancial en lo demográfico, económico y social, como en la fisonomía de la propia urbe, que le mereció la denominación de la Nueva York de la Mancha por Azorín, culminando con la concesión del privilegio de ciudad otorgado por la reina Isabel II en 1862.

 

La Facultad de Derecho de Albacete surge, prácticamente, al mismo tiempo que la Universidad regional de Castilla-La Mancha, creada por la ley de 30 de junio de 1982, recogiendo la tradición jurídica de la ciudad y la voluntad de sus gentes, expresada en algunas manifestaciones de los estudiantes del Centro Regional de la UNED de Albacete, impartiéndose las primeras clases en el curso 1985-1986, en las dependencias de la Universidad Laboral, mientras se construía el edificio Jurídico-Empresarial que hoy ocupan las dos Facultades de Derecho, Económicas y Empresariales, constituyendo el primer centro universitario propio de esta Universidad, a la que irían incorporándose las Escuelas y los Colegios ya existentes como los centros de nueva creación.

 

Por sus aulas han pasado ya más de 2.500 alumnos, y en la actualidad cuenta con una plantilla de 12 catedráticos, 24 titulares y 34 asociados. Además de los estudios de la Licenciatura en Derecho propios, se imparten enseñanzas en Gestión y Administración, así como un Curso de Doctorado y varios Master.

 

La culminación de esta aspiración albaceteña, con el desarrollo de su Campus Universitario, ha supuesto la revitalización de la ciudad en los últimos tiempos, que no ha dejado de crecer y prosperar, constituyendo en el comienzo del nuevo milenio el motor de esta dinámica ciudad, que tiene su futuro en las aulas y los jóvenes que acuden a ellas para su formación y especialización como futuros profesionales.